Quiero devolver a mi niño saharaui

Escrito por | Vacaciones en Paz

Como si fuera un microondas, ¿no? Acojonante.

Claro, pobrecito de ti, que te decidiste a acoger por tu gran generosidad y encima de lo que estás haciendo por él… No te da el resultado esperado.

¿Pero qué te pensabas? Echa la vista atrás y recuerda cuando tenías diez años. Que te hubieran soltado en un país completamente diferente, lejos de tu familia, sin entender el idioma, rodeado de desconocidos… ¿Cómo hubieras reaccionado? Pues déjame decirte que es muy frecuente que los niños LLOREN. De hecho, la mía lo hizo el día que llegó, después de llevar diez meses esperando volver, de ser esta su casa, de conocernos a todos y de saber todo lo que le esperaba. Y yo también lloré.

¿De desesperación? ¿Porque me indignaba su reacción? NO. Porque la quiero como si la hubiera parido y verla mal es estar mal yo. ¿Qué te ha parecido?

No lloraba porque no quisiera estar con nosotros, ni porque se quisiera volver a los campamentos de refugiados, ni tampoco porque no estuviera cómoda. Tenía que aterrizar y el contraste seguía existiendo. En estos momentos agradezco tanto tener cerca una persona que vivió esta experiencia en su propia piel, y que me recuerda que es normal, que a él también le pasaba, que es cuestión de días.

Conozco varios casos de niños saharauis devueltos. En alguna ocasión, creo que os conté que una prima de mi niña con ¡5! años se peleó con la hija de su familia de acogida y le dieron puerta. Por suerte, gracias a eso encontró la maravillosa familia que tiene ahora, pero poneos en el lugar de esa niña pequeña, en un país extraño, que ha intentado coger a lo bruto un juguete y eso genera semejante rechazo y desprecio hacia ella. Las personas que hacen este tipo de cosas, no están capacitadas ni para cuidar de un ficus.

Unos conocidos devolvieron a otra niña porque no dejaba de llorar. Muy bien, demostráis vuestra rotunda falta de capacitación y una grandísima ausencia de empatía. Es que claro, tenemos que entenderlos, ¡pobres! Ellos con toda su buena intención y esa niña, desconsiderada y desagradecida ella a sus 7-8 años, despreciaba su hospitalidad llora que te llora. Merece más consideración, por supuesto, un adulto hecho y derecho que sabe lo que hace cuando se decide a acoger, que el niño que cae en la casa de alguien que piensa que Vacaciones en Paz es La Casa de la Pradera. Me gustaría ver a sus hijos solos dos meses en hogar ajeno, por cierto.

El último caso que me ha llegado, es el de un niño devuelto ¡en horas! Pero vamos a ver… ¿Os ha quemado la casa? ¿Os ha matado al perro? Es para alucinar en colores.

Hay que pensar lo que se hace y saber dónde nos metemos. Que no digo yo que no pueda haber un niño demoniaco, ¿pero tantos? No os lo compro y vuestras razones aplicádselas primero a vuestros hijos.

¿Que qué tenéis que hacer? Vamos a ver, durante dos meses sois sus padres. ¿Cómo reaccionarías si tu hijo llorase desconsolado? Consolándolo, ¿verdad? Y si desobedece, ¿no lo educas? Si se porta mal, ¿no lo riñes? Entonces, no tengáis doble vara de medir.

Acoger es MUY gratificante, pero no siempre es fácil. O, al menos, no en todo momento. Igual que la paternidad. Eso siempre debemos tenerlo presente.

Si les das a tus hijos el ejemplo de que las personas se devuelven, plantéate el tipo de valores que les estás inculcando.

Yo soy de la opinión absoluta de que existen pocos filtros a la hora de acoger. Y esto tiene la sencilla explicación de que el Sáhara ya no está de moda.

En mi comunidad autónoma, en su día hubo nada menos que 3000 personas ofreciéndose a acoger refugiados sirios. La inmensa mayoría, claro, especificaban que a un niño. Y luego estamos todo el año repitiendo que se necesitan familias de acogida y la gente se deshace en excusas a cual más estúpida.

Por lo cual, no nos podemos poner quisquillosos. Se intenta constatar que la familia sea normal y pueda mantener al niño durante el verano y punto. Una familia que no acoge es un niño que se queda en la Hamada, el desierto más inhóspito del planeta.

Por eso, podéis acoger vosotros, que no tenéis ni idea de lo que eso conlleva ni estáis mínimamente capacitados. Que no os ponéis en el lugar de ese niño que va a crecer con el recuerdo de que lo echasteis de vuestra casa.

Y como trato con familias que se esmeraron con todo su cariño hasta conseguir la integración de niños con un comportamiento inicial complicado… salvo que os hayan, como digo, quemado la casa o atentado contra vuestras vidas… No os lo compro. No estáis capacitados.

Lo dicho, ni para cuidar un ficus.

Última modificación: 10 julio, 2017

6 Responses to :
Quiero devolver a mi niño saharaui

  1. Jesús Tortosa dice:

    Enhorabuena por el post. Muy bien escrito y con mucha razón. Lo dicho, enhorabuena!!

    1. Lady Cat dice:

      ¡Muchísimas gracias, Jesús! Como madre, biológica y de acogida, y recordando a la niña que fui, me duele el corazón con estas cosas.
      Un abrazo.

  2. Cristiana dice:

    pues yo “casi devolví mi niña”, nos estaba volviendo locos, gritaba, rompía la habitación, decía un montón de cosas que supongo eran insultos, por la rabia que tenia en la cara, me sentí frustrada, mal con mis hijos, mi marido ya no suportaba, todos teniendo paciencia, hablando, intentando de una manera u otra reverter la situación. Pensábamos, es el primer año, esta asustada, no nos entiende… Y, un bello día ella cambio totalmente…. incluso cuando marchó quedamos tristes… Repetimos con la misma niña, todos ilusionados por verla otra vez, y vaya…. no nos miró a la cara, no quería venir con nosotros, otra vez…. yo ya estaba sufocada, pensé conmigo, yo no suportaré lo mismo del año pasado…. y al llegar en casa, su humor cambió y hasta el momento es la mejor niña del mundo…

    1. Lady Cat dice:

      Es que ese es el mérito. No rendirse da sus frutos, como os ha pasado a vosotros.
      Está claro que el acogimiento no está hecho para gente sin paciencia.
      Me alegro mucho de que todo se haya encauzado.
      Un abrazo.

  3. Juan Manuel Reina Rodríguez dice:

    La monitora de la organización del sahara en Madrid cogió a nuestro niño saha porque insultaba y pegaba en el colegio, actitud que se le intento corregir, no es cuestión de no saber cuidar del ficus, a veces el ficus no se deja cuidar, con esto a lo que voy es que está bien quejarse al mundo de la gente que devuelve niños como microondas pero en algunos casos es necesario

    1. Lady Cat dice:

      Hola. Antes de nada he puntualizado que niños intratables hay en todas partes, pero he comprobado personalmente que mucha gente que acoge no está capacitada y que han devuelto a niños -igual que a microondas,sí-, por razones que se escapan del entendimiento.
      Por otra parte, no entiendo lo del cole, porque aquí solo se quedan en el cole con el proyecto Madrasa, que ya es después de todos los años del VEP.
      Te sorprendería saber cuantos niños difíciles han terminado felices e integrados. El acogimiento no es Jauja y la paciencia es muy importante.
      Sobre todo, no hay que idealizar, porque al igual que los de aquí; cada niño es de su padre y de su madre.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: