Tania Llasera versus las súpermadres

Escrito por | Actualidad, Mapaternidad

by: Principesa de Preslav

La gente no sabe trazar la línea entre informarse sobre su personaje famoso favorito o creer que tiene derecho a decirle lo que le venga en gana basándose en que esta persona hable de su vida privada. Hoy el ejemplo es Tania Llasera, la presentadora de televisión que comparte su día a día en Instagram mediante imágenes familiares, de trabajo, de moda, etc. Es su perfil privado y ha decidido libremente compartir en él sus vivencias y debido a esto cuenta con medio millón de seguidores.

Tania Llasera ya ha sido criticada e insultada en más de una ocasión y sus “agresores” siempre blanden la “libertad de expresión” como argumento: “estás gorda”, y me siento en el derecho de decírtelo porque este es un país libre y te sigo en redes sociales.

El nuevo tema de discordia ha sido el nacimiento de su segunda hija mediante cesárea programada. Es decir “cesárea programada” y les salta el antivirus a esas madrazas de parto vaginal que defienden a ultranza sentir cómo sale un bebé de su cuerpo.

Tania Llasera eligió libremente poner fotos a cara descubierta de su hijo desde el momento en el que nació. En su perfil de Instagram es habitual ver referencias a juguetes, marcas de ropa infantil, sus sesiones de fotos, peluquería, manicura, a su hijo jugando, durmiendo, el seguimiento de su embarazo… un diario de su vida que ella ha decidido compartir con sus seguidores.

No nos suenan extrañas estas personas que entrar a criticar y dar su más personal opinión de algunas cosas. Ya le pasó a Soraya Arnelas cuando nació su hija y hubo quién decidió ir a su perfil a indicarle amablemente que era un bebé feo. Evidentemente, la cantante se enfadó y mandó sutilmente a la mierda a dicho usuario. La pregunta es, ¿qué se le pasa a la cabeza a estas personas para creerse en el derecho de decir algo así?

Para mí siempre ha sido una premisa evitar decir por redes sociales lo que no tendría ovarios de decirle al implicado a la cara.

En el que caso de Tania Llasera son constantes las referencias a su actual peso y forma de vida. Antes tenía una figura más estilizada y ahora ha decidido cuidarse más y dejar que su cuerpo sea como es, natural. Hay a quien no le gusta el cambio y no ha tenido problemas en recordarle que ahora está más fea y gorda.

Biberón y salus

La presentadora siempre ha salido al quite de estos insultos y críticas defendiendo que ahora es más feliz que nunca y está contenta consigo misma. Ella sí demuestra que se puede ser feliz con un cuerpo natural y no como Carlota Corredera, que habla de lo aceptable que es ser gorda después de haber dejado de estarlo (por cierto que la señora Llasera de gorda tiene poco).

Precisamente era Carlota Corredera la que salía en defensa de Tania Llasera cuando la presentadora vasca reconoció que para este bebé había decidido la lactancia artificial y contratar a una salus (una enfermera de noche) para poder dormir y descansar. Imaginad el revuelo al reconocer semejante barbaridad, véase la ironía, una madre que elige libremente dar biberón y no cuidar de su bebé por las noches para poder estar en plenas facultades para sus hijos durante el día y poder trabajar. ¡Locura!

"El feminismo empieza por la igualdad y sigue por defendernos las unas a las otras"

Tania Llasera en una sesión de fotos (foto vía Divinity)

Las madres coñazo, las mega madres, las que todo lo saben sobre maternidad y tienen un ranking dónde se ponen medallas unas a otras y ganan puntos extra cada vez que cumplen un hito; salieron a criticarla porque no comprenden muchas cosas y una de ellas es, la libertad que cada individuo tiene para elegir qué hacer en su maternidad. Pero claro, ya sabemos que de opinólogos está lleno el Mundo y más las redes sociales.

Como siempre, Llasera tuvo que salir a pedir respeto, que parece que es lo normal, cuando lo normal sería que el respeto se diera de antemano y que si no compartes lo que esta señora hace con su vida, dejes de seguirla y sigas a Verdeliss.

Cesárea programada

Como os decía, la última polémica de las madres coñazo ha venido después de que Tania Llasera publicara una foto en la que hablaba de cómo se estaba recuperando de la cesárea. Reconocía haber sido un parto programado y no daba más explicaciones:

Hace 1 semana exacta que estaba esperando a mi cesárea programada. Hace 1 semana estaba ansiosa y nerviosa por ver su cara. #39semanasy1dia #cumpledeLucia

Una publicación compartida por ⚡️Tania Llasera⚡️ (@taniallasera) el

¿Acaso debía darlas? pues parece ser que sí, porque una legión de mujeres, que tienen por deporte nacional criticar a otras mujeres, entró para criticar su decisión y decirle que era menos madre por haber parido por cesárea en vez de por la vagina. Aquí es cuando yo me bajo del mundo ante tanta ignorancia y sobre todo, intolerancia.

En su siguiente publicación, Tania Llasera iba a presentar a su hija, pero después de todas las críticas recibidas, decidió dar explicaciones y defenderse.

Iba a subir una foto de mi hija ya que es su cumple-semana hoy pero los comentarios de mi foto anterior me han irritado, y no quiero que su cara se asocie a lo siguiente que voy a decir: NO SOY MENOS/PEOR MADRE por haber dado a luz por vía cesárea. NO SOY MENOS/PEOR MADRE por elegir dar biberón. NO SOY MENOS/PEOR MADRE por contratar los servicios de una enfermera de noche/Salus. NO SOY NI MENOS, NI PEOR o MEJOR MADRE que tú. Por razones de salud, NO PUEDO dar a luz vía vaginal. Por razones de salud, NO DEBO DAR PECHO(y aún así le di el calostro para inmunizarla). Por razones lógicas, quiero dormir y estar al 100% para mis 2 hijos de día, además de recuperarme lo antes posible de una operación de quirófano tan importante como lo es una cesárea. Y por cierto, la única calificación como madre que me importa es la de mis hijos y mi marido. Me entristece mucho y me parece un retraso que a estas alturas todavía tenga que dar estas explicaciones. Las mujeres nos debemos más crédito y respeto las unas a las otras como madres. Soy la mamá de Pepe y de Lucia y punto, y ahora me voy a darle otro biberón a lo más bonito que tengo. #Soylamejormadrequepuedoser #madre #mami #maternidad

Una publicación compartida por ⚡️Tania Llasera⚡️ (@taniallasera) el

NO SOY MENOS, NI PEOR o MEJOR MADRE que tú.

En eso se resumen su comentario. Lógico.

Que a día de hoy se piense que hay un gradiente de maternidad dónde tienes más o menos puntos dependiendo de cómo has parido es ofender a muchas mujeres. Que día a día salgan mujeres a criticar otras mujeres, madres a criticar otras madres es lamentable.

Yo he aprendido que no consiste en ser mejor o peor madre, porque cada una es la mejor para su modo de vida, para su familia y sus hijos y nadie es quién para saber qué se cuece en el hogar de cada uno. He aprendido que es cuestión de ser buena persona. ¿Se puede ser buena madre siendo mala persona? ¿Se puede educar bien a los hijos siendo una maleducada? Es en lo que pienso cuando me encuentro ante estas situaciones.

El uso indiscriminado de las cesáreas

Para terminar, ajeno a la polémica de Llasera dónde justificaba la cesárea por un problema de salud y la consiguiente lactancia artificial por otro problema (aunque tenía obligación de decirlo) me impactó un comentario en el que una mujer contaba su experiencia en el parto:

La muchacha estaba de 37 semanas y acudió a la clínica a una revisión. Allí, su ginecólogo le informó que todo estaba correctamente y que si quería, podía parir aquel mismo día mediante una cesárea. Casualmente, había un grupo de estudiantes por allí y el ginecólogo quería aprovechar para enseñarles cómo se practica una cesárea. Ella lo vio como algo normal, como una genialidad y dio su consentimiento.

A ver, veamos, una cosa es elegir libremente el tipo de parto siempre y cuando no ponga en peligro la vida de madre o bebé, y otra muy distinta que un facultativo crea que es ideal programar un parto de 37 semanas solo porque hay un grupo de estudiantes al que enseñar. ¿No me he vuelto loca no?

Última modificación: 25 octubre, 2017

8 Responses to :
Tania Llasera versus las súpermadres

  1. Natalia dice:

    Me imagino a esas madres perfectas con la tv a tope con el Sálvame y las tropecientas revistas del corazón sobre la mesa listas para despellejar a cualquiera que no siga sus criterios.
    Mi primer cesárea fue de urgencia, luego tuve un parto vaginal y para acabar cha channnn cesárea programada. Cuando vino la ginecóloga con la fecha y hora la que estaba al lado mío me dijo por lo bajini que eso era una barbaridad, creo que hasta se ofendió. Claro que no tuvo en cuenta que la gemela que estába mas abajo en el canal de parto estaba sentada y que tenía una pérdida importante de líquido amniótico, pero claro, opinar es gratis. Me da mucha rabia que haya que ir por la vida dando explicaciones por pensar o hacer las cosas de forma diferente.

    1. Totalmente! Esas mega madres que han dado LM exclusiva mil meses y después no hacen más que quejarse del sacrificio. Las mismas que luego desean que empiece al cole porque el verano se les hqce largo.
      Porque no importa haberlos parido, se vuelven cansinos y eso no resta puntos.

      1. Raquel dice:

        Hey, también estamos las madres que dimos de mamar a las criaturas y no nos quejamos nunca del sacrificio, porque amamantar no es la cara A de un vinilo bifronte…

        Para los bebés indudablemente es mejor nacer por vía vaginal y en un parto a término. Quien ponga eso en duda a día de hoy es que conoce poco de fisiología perinatal.

        Pero Tania puede dar el bibe a su niña transmitiéndole tanto amor como otras lo hicimos al pecho. Yo les deseo a las dos un maravilloso vínculo.

        Saludos muchos. 😘

        1. Efectivamente, hay simplemente personas que viven su maternidad y no hablan de ello a los cuatro vientos y punto. Parece que si no te quejas no existes.
          Y efectivamente todos sabemos qué es lo mejor, pero no es lo único, afortunadamente hay más opciones si lo mejor falla.
          Un beso!

  2. Mami Reciente Cuenta dice:

    Totalmente de acuerdo contigo. Nos hemos vuelto locos en esta era de rrss donde cualquiera opina de lo que le da la gana, porque lo hace a través del ordenador, móvil o tablet.
    En su día escribí un post sobre Tania Llasera. Cuando nació su primer hijo, durante unas semanas tuvo a su perro en un hotel para perros, porque no podía darle todo lo que necesitaba. Ella lo sabía y decidió en consecuencia. A mi me pareció una cosa lógica y me gustó saber que no lo había abandonado, si no que estaba cuidado por profesionales hasta que ella pudiera cuidarlo en condiciones.
    Madre mía la que se lio en su ig por eso. La gente la tildó de todo, porque se creían con derecho a opinar de algo que ni les va ni les viene.
    También recuerdo que a su hijo mayor le dio el pecho durante una temporada. A ella le gustaba; pero por un tema de salud tuvo que dejar de hacerlo. Otra vez liada y es que parece que todos tenemos que opinar cuando algo no nos gusta e ir a la yugular de esa persona. En fin….

    1. Es que llega un punto en el que da igual lo que uno haga, siempre va a haber gente dispuesta a dar lecciones de absolutamente cualquier cosa: que se queda el perro pero no puede atenderle, mal, quelo deja en otras manos mal. Que le da biberón, mal, que le da pecho y se queja,mal. Todo es mal.
      Ahora bien, yo hay muchas cosas de las que hace esta muchacha que no comparto y yo no haría, pero cada cual es como es.

  3. Mamá Pingu dice:

    Yo alucino con todas esas supermadres porque no solo tienen tiempo para ser la madre perfecta sino que les sobra para observar los supuestos defectos de las demás y aconsejarlas desde su posición de superioridad moral. ¿Dónde compran el tiempo? Yo que soy imperfecta a saco no tengo tiempo ni para cuidarme un poco y encima tengo que soportar críticas y consejos que no he pedido.

    Tánia Llásera ni me va ni me viene pero es cierto que se ha convertido en una mártir de la maternidad, no hay cosa que haga que no tenga mil detractoras. Que dejen a la pobre que haga lo que crea conveniente con su vida y la de sus hijos, ya me gustaría a mi tener los recursos que tiene ella y poder contratar personal para que me ayude con mi hijo y las tareas del hogar, a parte de lucir un físico envidiable. A ver si la envidia va a tener algo que ver…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: