Troles hijos de puta

Escrito por | Mapaternidad

Hijos de puta, sí. Con todas las letras. HI-JOS-DE-PU-TA.

Y muy torpes, porque hoy día es tannnn fácil descubrir quien escribe los mensajes, que solo tienes que pinchar en la IP y ya te aparecen todos los comentaristas que comparten IP. Que viene siendo quién se clona.

Toda esta historia se remonta al día que mi amiga Cecilia Pinto escribió un post titulado Carta abierta a Ibone Olza.

Un matrimonio de pirados con el que había coincidido en una quedada en el Retiro, creo recordar que sobre duelo perinatal, se nos instaló aquí. Ese par de dos, nunca le perdonaron a Cecilia haber acudido a subrogación para ser madre y se dedicaron desde que lo supieron a perseguirla y demonizarla. Aquí la llegaron a acusar de cosas tan bonitas como de haber comprado a su hijo.

La pobre Ceci no se imaginaba que, cual daño colateral, nos los trajo de llavero.

Decía Forrest Gump que tonto es el que dice tonterías, por eso nunca le dimos coba a los comentarios chorra con los que nos honraban de vez en cuando.

El otro día escribí un artículo titulado Megamadres: hacia dónde van, cuyo contenido no es otro que el que podéis leer.

No hay que ser un lince para darse cuenta de que el post va por esas madres que necesitan pisar a otras por el motivo que sea para sentirse mejor ellas, no contra la lactancia materna.

Porque, por milésima vez, la mujer que da teta feliz, no tiene tiempo para meterse con nadie ni andar juzgando ni menospreciando. Ahora, si la das de mala gana o porque te sientes obligada para no quedar mal con el tipo de crianza que defiendes, ahí tienes un problema y es normal que te salga la amargura por los poros y necesites proyectarla en alguien.

Esta señora y su marido iniciaron un ataque desproporcionado contra los miembros de esta revista, ya que nos acusaban de cosas que no habíamos dicho y defendían la supremacía de la lactancia materna por encima de las personas. Y es que cuando una causa vale más que los seres humanos… Malo.

Este matrimonio se dicen firmes defensores de la crianza respetuosa, lo que no sabemos es con quién. Incluso ella es doula, profesión que está para acompañar, escuchar y respetar. Yo misma me estoy formando como doula y aún no he llegado al módulo donde te enseñan a pisar al que no piensa como tú, a vejar, a humillar y a acosar a los demás. ¡Qué miedo de la madre que contrate a esta individua!

La misma IP, de Leganés (antes vivían en Vallecas pero se mudaron, por si quieren que cuente su vida), combinada con otra que viene del Parque del Retiro, es utilizada por los nicks Raquel, Miguel y Cristina. “Miguel” dice ser médico (que no lo es, aunque sí se llama así, pero no ha pisado una universidad ni para jugar al mus), mientras que “Raquel”/”Cristina” (en realidad responde a las siglas de S.M.) inicia un diálogo consigo misma.

Y ahí llega el momento en el que Cristina le dice que qué se puede esperar de mí, que de qué voy a escribir si no tengo más temas (esta señora no sabe que mi primer trabajo agotó su primera edición en cinco días, tratando temas que a ella se le escaparían), porque hasta he publicado un libro en el que frivolizo sobre la depresión preparto porque digo que la tuve porque quería niña y me vino niño.

En el hipotético caso de que esta inframujer haya leído mi último libro, necesita unas clases urgentes de comprensión lectora. De verdad, ¡qué nivel de hijoputismo!

Soy una persona que tuvo una depresión preparto que le hundió la vida, que le amargó la que tendría que haber sido su mejor época, que no disfrutó de su embarazo.

Soy una persona que a las ocho semanas de embarazo TUVO QUE SER INGRESADA EN EL HOSPITAL POR CULPA DE TERCEROS. En el libro se puede leer el parte médico. Y con ocho semanas no sabes si traes un niño, una niña o un gato sphynx.

Si te has leído el libro de atrás a adelante, yo te refresco la memoria (página 16):

Lo que ocurre, es que una vez que has visto a tu hijo y al saber el sexo lo personalizas aún más, ya no lo cambias por nada. ¡Cómo si es una mesa camilla!

¿Es esto compatible con deprimirte porque te viene niño? ¿En serio? Por favor, que la gente que realmente ha leído el libro me deje en comentarios dónde me disgusto yo por el sexo de mi bebé.

Y para quien lo quiera leer, durante este mes de octubre lo tengo por solo 1’99€ en versión Kindle, pinchando en este link.

Me niego a creer que un supuesto médico (¡ja!) y una doula tienen la poca sensibilidad para burlarse de algo como la depresión preparto, que me destrozó por dentro y que tuvieron que pasar dos años y medio para poder verbalizarlo.

¡Pero seguimos! Si de verdad se hubieran leído el libro hubieran conocido mi tremendo ataque hacia la lactancia materna, que yo misma di, en la página 42:

Me encantaría que alguien señalara mi agresión a la lactancia materna. Que yo no volvería a dar el pecho es lo más parecido a una ofensa para tan respetuoso matrimonio, porque si alguien anima a las madres que quieren amamantar, esa soy yo. De hecho, he ayudado a unas cuantas a instaurar su lactancia, así que ya véis mi ataque hacia dicha elección.

Supongo que ahora me he ganado dos troles para la vida, y que ya que sus comentarios y sus IPs han sido relegados a la bandeja de spam, que es donde irá todo lo que escriban sin que nos tomemos la desagradable tarea de leerlo antes, ahora trolearán desde el locutorio de debajo, desde el trabajo o desde casa de la madre que los parió.

Y como son tan tontos, no dejarán de hacerlo pese a que con su IP y sus datos personales al ser acosadores conocidos, lo llevan claro.

Lo peor es que este par tiene un hijo. Y le podrán dar la teta hasta los 7 años, portearlo hasta los 5, hacer BLW puro con él y apuntarlo a un colegio Montessori, pero los valores que le van a inculcar dejan mucho que desear. De hecho, es preocupante que personas así sean padres y gente maravillosa no pueda conseguirlo.

Id a tratar esa avería, que igual pilláis oferta y os hacen el 2×1.

Gentuza.

En el próximo post, vuestros datos personales; así que retiráos a tiempo.

Porque hay muchos tipos de troles, pero vosotros pertenecéis a la clase más mezquina: los que van a hacer daño.

Hijos de puta.

PS: No os habéis librado de la denuncia de Cecilia. Intentad que sea la única…

Última modificación: 3 octubre, 2017

7 Responses to :
Troles hijos de puta

  1. Maria L.G dice:

    Todas las ideas son respetables, las compartamos o no. Y no puedes criticar a una persona que decide no hacer lo mismo que tú, NO PUEDES. Y el que alardea de lo bien que lo hace y de lo perfecta que es su vida, mucho tiene que ocultar.

    1. Lady Cat dice:

      Así es, María. Bastante tiene cada persona con su vida y con su casa para ir atemorizando y condenando al que actúa diferente.

  2. Anusca77 dice:

    Bueno, a este par yo les diría que sentirse inferior es una putada y puede acabar siendo la antesala de un trastorno psicólogo, así que cuidado chicos,creo haber leído que sois padres y aunque sea por vuestro hijo o hija deberíais cuidar vuestra salud mental y no ir por ahí puteando a nadie porque eso acaba volviéndose en tu contra. Sobretodo si puteas a quien no debes.
    Un saludo a los miembros de la revista, un abrazo virtual a Cecilia,y un “paso de vosotros porque paso de la gente chunga” a los trolls mediocres

    1. Lady Cat dice:

      Sí, tienen un niño pequeño. Pobre… Todo el mundo dice que no son normales, y no me hace falta verlos en persona para comprobarlo.
      Vaya piezas de museo…

  3. Cristina la otra dice:

    Dios mio! Y encima escriben con mi nombre! Ahora habrá gente que me confundirá! Tendre que usar mi nick tradicional

    1. Lady Cat dice:

      Jajaja con lo bonito que es llamarte Soledad y que te llamen Sol, por decir un nombre al azar… Una sugerencia de nick…

      1. Cristina la otra dice:

        Jajaj. Mi nick es Crishu. Tendré que usarlo. No sé porque puse mi nombre. Creo que salía así con la cuenta de gmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: