Lazos de Sangre (Los Rivera-Ordóñez)

Escrito por | Cine&Tv

Hoy os voy a hablar de la tercera entrega del programa Lazos de Sangre de TVE 1, dedicado a la saga de los Rivera -Ordóñez.

Como en las dos anteriores entregas, más de lo mismo, “refritos” de otros programas y, como novedad, el testimonio de Pilar Lezcano, viuda de Antonio Ordóñez, que por más que siga insistiendo que ella se llevaba bien con todo el mundo, es de dominio público que sus hijastras, Carmina y Belén, no se llevaban bien con ella.

Lo que ya era más lógico es que saliera hablando de su madre Julián Contreras Jr. Este chico al principio me daba pena, porque claro, te quedas sin madre y tus hermanos te dan la espalda; pero al final se ha visto, en mi opinión, lo que realmente quería: vivir de las exclusivas como su madre, y nos guste o no, “Carmina, la Divina”, solo ha habido una.

Sus hermanos, Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez, pueden gustar más o menos por ser toreros y claro que venden entrevistas y exclusivas, pero lo que cuentan es siempre sobre ellos, nunca hablan de nadie más. Y es muy respetable, porque… Que levante la mano el que no daría entrevistas a la revista Hola si te pagaran las cantidades que pagan. Pues seguramente nadie la levantaría.

En el lado de los Rivera, tuvimos los testimonios de Riverita, hermano de Paquirri y de Canales Rivera, primo de los Rivera Ordóñez. Estos dos tampoco aportan nada nuevo, salvo meterse con Isabel Pantoja y con su sobrino por el tema de la herencia de Paquirri y por no asistir Fran Rivera al entierro de su abuelo paterno. Que yo creo que la herencia, pues realmente Isabel Pantoja no ha querido dar todo lo que tenía que dar, pero bueno, ella sabrá por qué no da “trastos de toreo” a los hijos toreros de su marido, porque al final unos hermanos normales le dejarían algún recuerdo a su hermano aunque no se dedique a ello.

En cuanto al entierro, creo que es una decisión muy personal, yo por ejemplo desde que tengo que asistir a entierros y funerales, voy, pero jamás entro a la sala a velar al difunto si el ataúd está abierto. No soportaría ver a algún ser querido mío o de alguien que yo quiero así. No quiero tener ese recuerdo.

En definitiva, que salen los mismos, contando lo mismo de siempre.

Última modificación: 16 agosto, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: